Todos sabemos la importancia de desarrollar potencia poder pegar más lejos y que el swing sea más eficiente. Tanto en el golf, como en la mayoría de deportes, son los músculos del tronco los que generarán la potencia de salida y en este caso transmitirán la velocidad al palo, mientras que los de los brazos acompañarán el movimiento. Cuanto mejor transmita la fuerza que genera mi cuerpo al palo, mas eficiente será mi golpe. Por esta razón es muy importante el trabajo específico de la potencia. El problema radica, en que muchas veces se entrena sólo a través de movimientos verticales o lineales, como levantamientos olímpicos, saltos, sprints, balanceos con kettlebells y con lanzamientos de balón medicinal (BM) y se olvidan los movimientos laterales y rotacionales, que en el caso del golf (y en la mayoría de deportes), dependen de la potencia rotacional y lateral, todos ellos necesitan de grandes cantidades de potencia por fuera del plano sagital.

La fuerza y la potencia en el plano sagital (squat, deadlift), “no siempre” se transfieren a la potencia en el plano frontal y transversal. Si bien ambas requieren en gran medida, fuerza y potencia de la cadera, también requieren diferentes secuencias y patrones para obtener la potencia de salida.

Una herramienta extraordinaria para trabajar el desarrollo de la potencia en estos planos, son los balones medicinales (BM). Éstos son geniales porque permiten imitar y desglosar la secuencia adecuada de estos patrones. Es importante conocer esta secuencia:  pelvis, torso, brazo e implemento (palo en este caso), ya que la diferencia entre jugadores de nivel inferior con respecto a los de nivel superior, a menudo es consecuencia de esta secuencia.

Muchas veces en la mayoría de los deportes se entrena utilizando el propio material, como la pelota de golf, béisbol, voley, etc., el problema de esto radica en que las velocidades que se alcanzan con este son muy altas, dificultando así el aprendizaje de la secuencia adecuada, debido a que lo más probable es que el jugador no pueda “sentir” realmente el desglose del movimiento. Esto se acentúa aún más en los deportes en donde prevalecen los movimientos rotacionales como en el golf, en donde en muy poco tiempo se alcanzan velocidades asombrosas, no olvidemos que en el swing de golf dura poco más de 1 segundo y la potencia de salida es muy elevada.

Los ejercicios con BM nos permiten desglosar y desacelerar (importante para aprender la secuencia), el movimiento específico de rotación en el swing y también destacar la secuencia correcta y entender de dónde debe proceder la potencia.

Conclusión: Entrenar con BM puede ser una de las herramientas claves para aumentar la potencia y distancia en el swing.

Aqui os dejo el link de la revista Andalucía Golf en donde aparece este artículo

 

http://www.andaluciagolf.com/es/actualidad/4104-jesica-reyes-nos-explica-la-importancia-del-core-o-estabilidad-central-en-el-golf

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies